La imagen perdida

 

La tela va acumulando capas de pintura acrílica. Es el registro del tiempo en cuanto a la superposición de la materia a lo largo de su materialización. Pero también se desarrolla el proceso a la inversa. Se extraen capas anteriores y se solapan nuevas. Es un ejercicio de construcción y destrucción. La imagen final de la obra es en realidad la pérdida de muchas imágenes anteriores. Es en esta ausencia donde se configura una nueva imagen cristalizada en un momento concreto. La imagen perdida es un fantasma que sobrevuela o se esconde entre las sombras. Respira un aire anterior a lo que vemos. La imagen tiene algo más que contar porque posee tiempo. Un tiempo presente bajo un rostro ausente.

Quaderns

 

Los cuadernos de pintura surgen accidentalmente a partir del excedente de pintar otros cuadros sobre tela. La cinta de papel que sujeta la tela, al ser retirada se engancha directamente sobre el papel del cuaderno. De manera instantánea consecutivamente línea tras línea. Esta simple operación, de una nueva ordenación horizontal, anula toda decisión previa o posterior a la composición. Todo está resuelto de antemano y sin embargo, a cada hoja el resultado es imprevisible. Se trata de lograr la total libertad compositiva a partir del accidente. De la superposición de texturas y colores que a veces se acercan o se alejan del original; la obra que las ha originado y que siempre se transforma en otra.