Come fare parlare un muro

Como hacer que un muro hable es un proyecto que crea un diálogo entre el patrimonio histórico y el arte contemporáneo, con el objetivo de mantener, representar y reflejar la memoria.

Con la técnica del frottage, se rescata y documenta las impresiones del tiempo que han permanecido en la superfície de los muros de la ciudad.

El proyecto de investigación gira entorno a la visibilidad, desvelando y confrontando la imagen con su contenido, registrando la superposición del tiempo y haciendo visible elementos de la ciudad, siendo imperceptibles en su cotidianeidad.

Lo único que mantiene despierta la mirada es la alternancia rítmica de presencia y ausencia, de encubrimiento y desvelamiento.

Byung-Chul Han – La salvación de lo bello.

Técnica del frottage

Es el dibujo automático de los Surrealistas. La transferencia de la textura del objeto al papel, frotando con un lápiz , ejerciendo cierta presión sobre la superfície rugosa para obtener la tranferéncia de la textura del objeto al papel.

Antecedentes

Parpadeo . vídeo (foto 1)

Beca Bòlit Residencia Girona Creativa 14-15 – Bòlit, Centre d’Art Contemporani

Puertas y ventanas ciegas . Girona . Fotografía (foto 2)

Puertas y ventanas ciegas . Girona . Frottage sobre papel (foto 3)

Los peces de Enoshima

Los pescadores en Tóquio seleccionan algunas piezas, las estampan en tinta e imprimen sus propios carteles para la venta. Los peces hacen de plancha de gravado: la impresión sobre el papel les permite transferir su propia imagen, su tamaño, la silueta y textura de las aletas. Es la naturaleza real, la impresión raeal, la escala 1:1

*adaptación: fotografía y verdad – Joan Fontcuberta (foto 3)

Huella de la memoria

Imágenes relacionadas con el tiempo a través de diferentes disciplinas: historia / arquitectura / arqueología. Buscando la superposición de todos éstos elementos en la superfície.

Técnica del frottage: trabajo estructurado a partir del tamaño de papel A1 (foto 4)

 

 

Via del Mandrione

A consecuencia del bombardeo de San Lorenzo en 1943, las personas desplazadas ocuparon la calle del Mandrione, en la periferia de Roma. Se construyeron barracas en el acueducto Felice en los arcos consecutivos del muro.

El agua del acueducto era aún potable y el calor era conseguido a través de los profundos arcos en la base del muro. Los arcos acumulaban durante el día el calor suficiente para durar el resto de la noche. La comida se producía cultivando la tierra circundante, en forma de huertos.

Pasolini frecuentó, escribió y ambientó escenas de sus películas en esta calle.

Non sono bravo nel farmi notare in mezzo agli altri
Come gli animali alla stagione dell’amore
E non mi fido di nessuno
Come chi sta organizzando una rivoluzione

Ho il cuore aperto in quattro parti
Come se l’ultima storia mia fosse un’operazione
E sono sporco e spesso in ritardo
Come i treni alla stazione

Film Accattone (foto 5)

Ejemplos de la piel interior de los arcos trabajado en 40 arcos a lo largo del muro del acueducto. (foto 6)

Frottage: arcos (foto 7)